miércoles, 6 de junio de 2012

Entre líneas.

Las líneas de su rostro son el mapa
que me orienta hasta el corazón que tiene,
ellas le describen, le delatan,
al tiempo que a mí, el pulso detienen.
En su frente se sitúan, paralelas,
dos sendas labradas por el tiempo,
tal vez algún pesar lograra hacerlas
y allí voy a dejarle el primer beso.
La sonrisa, deja huella en sus mejillas,
¡serpentinas ondulantes de colores!
tenues, ligeras y que brillan,
dándole carácter a su tez de hombre.
Y a la vera de sus ojos..., ¡se abre el cielo!,
allí es donde reposan las estrellas,
que al llegar a su mirada, su reflejo,
dejaron al pasar bellas estelas.
Perpendicularmente a sus ojos,
paralelamente a su boca,
y en la curvatura de sus labios...
de menta y limón un beso dejo.


María José Q. P.