lunes, 3 de febrero de 2014

Mi corazón ha escapado.

Mi corazón se ha ocultado
detrás de un rayo de Luna,
vaga por las praderas
del ancho cielo de espuma.
¡Si yo pudiera ser agua,
si pudiera ser aurora!
me elevaría a su cumbre
para atraparlo yo sola.
Pero sin él, ya no hay sueños
que me coloquen dos alas,
mi cuerpo, es sólo cuerpo,
materia exenta de alma.
Te encomiendo la tarea
de encontrar mi corazón,
colocármelo en el pecho,
él ya sabe de tu voz,
del susurro de tu aliento
ya conoce su calor,
laurel de todos mis sueños,
semillero de mi amor.
Y una vez cuito en la caja
de donde no ha de salir,
entenderá que fue vana
la idea de subirse allí;
porque si busca la Luz
tras un rayo de Luna...
sólo mirándote a ti,
encontrará la más pura.
 
 
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario