viernes, 10 de abril de 2015

La deXpedida

Yo soy muy de mi casa. Quiero decir con ello que sí, que acudo a bodas, bautizos y comuniones pero lo que son las fiestas, pues muy festera no soy. De vez en cuando hago en mi casa alguna reunión de tupperbare de toda la vida, acuden mis amigas y pasamos la tarde, pero quiere la cosa que mi hija una semana antes de su boda me invitara a su despedida de soltera. Por supuesto me negué en redondo, a ver qué hago yo entre la juventud, nada, y así se lo dije por activa y por pasiva pero la niña erre que erre me estuvo dando la lata cuatro días, que si tú te vienes, que si te lo vas a pasar muy bien, que si te vas a reír mucho...total, que por darle el gusto a la criatura y por no oir más aquel cencerro le dije que sí. Que me iba.
Me puse el mejor traje de chaqueta que tengo, uno de Cristian Dior gris perla, con una blusa blanca de organdí, mi bolso de Cacharel y unos pendientes de...no eran buenos porque cuando me los quité tenía el lóbulo de la oreja verde, pero es que si me pongo los buenos y los pierdo o me los roban qué, me puse los de alambre que eran muy finos y elegantes.
Estuvimos cenando en un restaurante muy bonito, vinieron todas las amigas de mi chica, yo era la única madre a excepción de los demás comensales que había allí aquella noche que, año arriba año abajo, rondaban mi edad. Un hombre de la mesa de enfrente dice mi hija que me guiñaba el ojo, así que me cambié de silla dándole la espalda. Después, al salír, me fijé en él y lo que le pasaba al pobre era que tenía un tic nervioso.
Ya que estamos en la puerta deciden las niñas ir a un sitio de fiesta, yo dije que me iba a casa y las locas aquellas me llevaron casi en volandas al coche, que para casa nada, dicen ellas, que hay que continuar la noche. Al subir de aquella manera tan atropellada al coche me enganché las medias con el tacón, y se me hizo una carrera. Ya no iba yo a gusto.
Pero a ellas lo mismo les daba mi opinión, arrancaron y tomamos camino unas detrás de otras al quinto pino, estuvimos casi media hora para llegar al sitio aquel. Entramos al local, no estaba muy iluminado que digamos, pero se veía bien, supongo que las discotecas de ahora son así. Habían mesas con sillas y en el centro una especie de escenario con dos pasarelas a los lados que llegaban hasta las mismas mesas.
Nos acomodamos, pedimos unos refrescos, bueno, cada una lo que quiso, y al rato de estar allí, diréis qué pasó, pues que sale un chico vestido del Zorro. Llevaba una capa negra y un antifaz, yo pensé que iba a hacer magia, pero qué va, já, magia...se pone a bailar el gachí, y a darse estirones de la ropa. Primero se quitó los guantes, después va y se arranca la camisa, que digo yo que aquello iría con velcro porque si no, no gana para ropa. Yo me estaba mosqueando, le daba a mi hija, que la tenía al lado, golpes con el codo - nena ésto qué es...-  calla mamá ya verás como te ríes. Cómo te ríes....gracia la que me hace cuando veo que se da un estirón de los pantalones y se queda en paños menores.
Qué poca vergüenza, decía yo, y aquellas no paraban de reírse, pero éste descaro qué es...preguntaba,  y se hacían las locas. Pero no contento con eso, baja de la pista aquella y se acerca a mi hija, mira, yo que lo veo con aquella capa, que se acerca a mi hija y se la lleva del brazo a la pista....salí corriendo detrás de él con mi Cacharel en la mano, la media rota ya me daba igual, y me faltó Cristian Dior para darle con el bolso. Lo lisié, la verdad es que lo lisié, ya se sabe que a las madres los bolsos se los carga el diablo pero es que aquel tuvo mucha cara dura, no conforme con quedarse delante de nosotras como su madre lo trajo al mundo que va y se lleva a mi hija estando a una semana de casarse... luego vinieron los municipales. Pero a mi, la verdad, me dio lo mismo. Para postre después me entero que el Zorro despeluchado era el hijo de mi amiga Marga, el que trabaja llevando ambulancias. No se lo dije a su madre claro, pero estuve en un tris cuando en una de la reuniones del tuper me dice que si mis hijos me piden que les arregle los pantalones con velcro.
 

10 comentarios:

  1. Jjajjajjajaaaaaaaaaaaa, de strepers vienen las despedidas hoy!! Como que los has lisiado?? Jjajjajajja. Te juro que te imaginé dándole con la cartera al pobre Don Diego de las pelotas fuera jajajjajajja. Ay que me hacés reír María José. Me ha encantado, es una inyeción de alegría que a esta hora me viene muy bien. Besotes y gracias hermosa.

    ResponderEliminar
  2. je je je la historieta esta es un invento pero tiene cosas de verdad, el zorro despelotao existe, lo vi en la despedida de una amiga hace años. La verdad es que no estaba preparado aquello pero al salir del chino habían unos que nos dieron unas invitaciones para unos chupitos en el local de al lado y entramos sin saber que lo que allí se cocía. Después de que sale aquel a bailar se baja de allí y se me sienta encima con la capa voladora, aquellas se partían de risa, me dio un besico en la cara y me dejó las gafas empañadas jajaja, hasta hoy era secreto de sumario sshh.
    Me alegra mucho que te haya divertido, esa es la intención. Besos y gracias Lyli.

    ResponderEliminar
  3. Deja muchacha , que anoche buscando algo gracioso para ponerle a María Cristina por su cumple me he visto unos strepers en youtube que no he podido cerrar los ojos jajajajjajja. Si ese dela capa lo vi y no era el pato Darkwing precisamente pero si que era el terror que aletea en la noche jajajajjaj

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oye, lo mismo se ha hecho famoso y todo y ha volao muy alto, si los tatarabuelos levantaran la cabeza....les daba un soponcio...como está el mundo jajjajaja.

      Eliminar
  4. Voy a decir que ya no distingo si es inmadurez o chotera pero cada vez que vengo me quedo ratooooo jugando con tus mariposas jajajjaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues estate quietecica que me las vas a gastar ajajjaja

      Eliminar
  5. Hola,Mª José. Muy buena tu historia.Creo que más de cuatro actuaríamos como tu protagonista.Me gusta tu narrativa ágil y amena,que hace leer de un tirón y desear más.
    Heleído tu comentario a Lyliam...¿ por qué no un texto sobre tu vivencia con el chico en tu falda ? Shhh!!!!
    Buen fin de semana.Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajjajaa mira que eres, Mari Carmen..., que la vivencia está descrita en el relato pero a través de un personaje inventado al que le he añadido lo que se me ha ido ocurriendo, de esa manera tiene más argumento la historia. Lo de mis compañeras de trabajo y yo en aquella despedida de soltera a la que por cierto la novia no acudió por un asunto familiar, no tuvo más sal que meternos sin saberlo en la guarida del zorro, nunca mejor dicho, y fue una anécdota de la que estuvimos riéndonos cada vez que la recordábamos. Pues no hubo cachondeo con aquello en el trabajo jajjaaj fufff hace ya más de diez años, que no pasa el tiempo ni nada, vamos.
      Gracias por tu visita y la amabilidad de tu comentario. Un abrazo y feliz fin de semana!

      Eliminar
  6. Un poco loco ¿verdad Hanna? pero son locuras graciosas.
    Beso.

    ResponderEliminar