martes, 17 de mayo de 2016

A las estrellas que caen

 


De cuando en cuando me parece ver que las estrellas
se aburren del sonido sideral y de estar quietas
y bajan a la tierra por la noche en un cometa
saltándose las leyes de la ingravedad, traviesas.

¿Qué habrá por esos altos tan oscuros, tan enormes,
en esas trayectorias de planetas uniformes?
Y qué dirán las otras ¿dictarán algún informe
de aquellas que han venido a visitarnos a los hombres?

Estrellas que venís tan descaradas y sin miedo,
seguro que buscáis lo más bonito que tenemos
y aunque alguien sí acertó en decir que el mundo es un pañuelo,
no podréis, bonitas mías, volver a vuestro cielo.





No hay comentarios:

Publicar un comentario